Empleo y subempleo

Empleo y subempleo
Sobre el empleo hay que hacer tres observaciones importantes:
Los individuos pueden encontrarse en tres estados: ocupado, parado o inactivo. Se podría diferenciar utilizando los puestos de trabajo, que pueden distinguirse entre los puestos de trabajo ocupados y los no ocupados, es decir, los vacantes.

El requisito básico para ser clasificado como ocupado es relativamente laxo: haber trabajado al menos una hora durante el período de referencia. La definición de ocupado excluye toda una serie de actividades que, a pesar de su importancia, no tienen como contrapartida una remuneración. Por ejemplo, las tareas domésticas.

El criterio para la clasificación de una persona como ocupado también es relativamente amplio cuando se trata de actividades cuya producción se destina, en gran medida, al autoconsumo.
También cabe destacar que para ser clasificados como parados hay que:
Estar buscando empleo, habiendo tomado alguna medida concreta con esta finalidad durante el periodo reciente
Estar inmediatamente disponible para trabajar como asalariado o como trabajador independiente

SUBEMPLEO Y OTRAS MEDIDAS DE LA SUBUTILIZACIÓN DE LA MANO DE OBRA

El subempleo es la situación en la que el empleo de un individuo determinado no corresponde a su nivel de conocimientos o de formación, o es inadecuada por otros motivos. Distingue dos formas de subempleo:
La visible, que puede ser medida y se refiere a situaciones en las que la persona trabaja un número de horas inferior al que desearía
La invisible, que es difícil de medir

El concepto de subempleo se desdobla en dos:
El subempleo propiamente dicho: se limita a situaciones en las que la persona desea trabajar más horas y está disponible para ello, además de que haya trabajado menos de un umbral determinado de horas.

El empleo inadecuado: personas cuyo empleo o bien no corresponde a sus cualificaciones o bien presenta otras deficiencias relacionadas con el grado y la naturaleza de los riesgos económicos, el régimen horario del trabajo, el desplazamiento al centro de trabajo, la seguridad e higiene de los trabajadores y las condiciones generales del trabajo. Se distinguen tres situaciones:

En relación con el nivel de cualificaciones
En relación con los ingresos
En relación con unos horarios de trabajo excesivos

EL TRABAJO DOMÉSTICO: DEFINICIÓN Y MEDICIÓN

El trabajo doméstico son aquellas actividades realizadas por algún miembro de la familia para obtener unos bienes y servicios consumidos por la propia familia

El trabajo doméstico tiene una serie de características:
Es una actividad adicional al trabajo remunerado.
Se desarrolla principalmente por mujeres.


Busco abogado - Abogados españa Safe Creative #1602240220348

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD